El vestido de fallera elaborado con botellas y vasos reciclados y sus aderezos de botes de hojalata o cápsulas de café protagoniza la suelta de dos tortugas en El Saler

 

La Fundación Oceanográfic y la artista Rosa Montesa vuelven a colaborar para divulgar el problema de la contaminación marina

 

La playa de La Garrofera, en El Saler de València, ha vivido el pasado día 15 de marzo una suelta de tortugas insólita y especialmente conectada con las fiestas que deberían estar celebrándose en estas fechas, las Fallas, y con la labor de concienciación de la Fundación Oceanogràfic.

Ataviada con un espectacular vestido de fallera creado a base de productos de plástico por la artista Rosa Montesa, que representa la lucha contra la contaminación incontenible y masiva a nivel planetario de los plásticos de un solo uso, la joven Mar Lafuente reintegró al mar dos jóvenes ejemplares de tortugas bobas (Caretta caretta) capturadas accidentalmente en labores de pesca.

El reciclado creativo de Rosa Montesa

 

El “ecotraje” de fallera es un diseño de Rosa Montesa, Rosa Andrés y la fotógrafa Eva Ripoll. Se ha elaborado a partir de vasos de plástico y botellas de agua y sus complementos se han creado con botes de hojalata, semillas o cápsulas de café. Hasta los zapatos están hechos con botellas de plástico.

Rosa Montesa, reconocida artista del reciclado creativo, comparte su talento y su buen hacer desde su página web y ha colaborado en diferentes ocasiones con el Oceanográfic con notable acciones encaminadas a mostrar el reciclaje del plástico de un solo uso como una de las vías que abren la esperanza y sirven para la concienciación de la sociedad.

Entre ellos destaca la exposición de medusas permanente elaborada a partir de recipientes de plástico, talleres o el belén sumergible que se exhibe cada año en los tanques del Oceanogràfic.

Dos tortugas procedentes de Burriana

 

La conexión entre Rosa Montesa y la Fundación Oceanogràfic no se puede expresar mejor que con el hecho de que su ya famoso vestido de fallera haya servido para manifestar y representar de una forma bella la amenaza que supone para las tortugas el plástico.

Las dos tortugas que volvieron al mar de la mano de Mar Lafuente, ataviada con el famoso vestido de fallera, fueron rescatadas gracias a la colaboración de los pescadores de Burriana, que avisaron al 112 y así se activó la Red de Varamientos, compuesta por la Generalitat Valenciana, Universitat de València y la Fundación Oceanogràfic.

De esta manera pudieron recibir el diagnóstico y atenciones veterinarias en el ARCA del Mar de su dolencia, que era la embolia gaseosa – el mal del buceador- provocada por el arrastre y rápida emersión.

Pocas semanas después los dos quelonios recuperaron su salud y han podido volver al mar, a un territorio cada vez inhóspito para esta especie.