• Gracias a la colaboración con los pescadores, el hospital del Oceanogràfic ha recibido este año más de 80 tortugas marinas que han podido volver al mar

El hospital de tortugas de la Fundación Oceanogràfic (ARCA del Mar) registró hace unas semanas el ingreso de la tortuga marina número 700.

La embarcación “Josefa” la capturó accidentalmente en Benicarló y fue quien dio el aviso al 112, activando así la Red de Varamientos de la Comunitat Valenciana.

El equipo de rescate de la Fundación Oceanogràfic se desplazó hasta la zona y trasladó al animal, un juvenil de casi seis kilos, hasta las instalaciones del ARCA para realizarle los controles veterinarios pertinentes.

A su llegada a las instalaciones, los veterinarios llevaron a cabo el chequeo habitual para comprobar el estado de salud de la tortuga y se le diagnosticó embolia gaseosa. Una enfermedad causada por la formación de burbujas de gas en sus órganos que se produce tras sufrir una subida brusca desde las zonas profundas hasta la superficie, normalmente ocasionada por una captura accidental por redes de pesca.

Para deshacer estas burbujas y restablecer la funcionalidad de los órganos afectados, se emplea una cámara hiperbárica en la que se somete al animal a una presión alta y se va despresurizando lentamente, permitiendo que las burbujas se disuelvan de modo natural.

La tortuga 700 se está recuperando favorablemente y podrá volver al mar en las próximas semanas.

Una labor de varios agentes

Desde que se abrió el Oceanogràfic en 2003 se ha colaborado puntualmente en determinados casos complejos relacionados con la fauna marina, pero su implicación ha ido progresando con el paso del tiempo, empezando con su colaboración con el centro de recuperación de Fauna de El Saler, dependiente de la Generalitat Valenciana.

En el año 2007 se pone en marcha el ARCA y fue entonces cuando se comienza a computar la entrada de tortugas para su curación y suelta posterior al mar.

Con el ARCA del Mar se intensifica la atención de animales cuyo número incrementa con la colaboración de los pescadores.

Gracias a su implicación, la atención a tortugas ha aumentado anualmente. De hecho, este 2022 han ingresado más de 80 de estos animales.